retinosis.org

la rp en español

Buscar en el sitio principal de retinosis.org



Secciones en el sitio principal de retinosis.org




El glaucoma habla español
miércoles, 22 de septiembre de 2010

El 2% de las personas mayores de 40 años sufre glaucoma en el mundo, una enfermedad del ojo que provoca la pérdida gradual e irreversible de la visión. El tratamiento apropiado disminuye la progresión, desemboca en ceguera. La buena noticia es que los expertos están cada vez más cerca. Esta semana 400 expertos se han reunido en Madrid en el IX Congreso de la Sociedad Europea del Glaucoma con la esperanza de alcanzar, lo antes posible, una solución eficaz.

“Innovación, educación y comunicación”. í‰sas son las máximas de la Sociedad Europea del Glaucoma (ESC, por sus siglas en inglés), que esta semana ha reunido a 400 cientí­ficos europeos en Madrid para celebrar su IX congreso, una reunión que este año cuenta también con expertos de EE UU.

“Los congresos médicos son la mejor oportunidad para el intercambio de conocimientos entre los profesionales. Los avances más significativos se explican, discuten y comparten. El aprendizaje se acelera y también su puesta en práctica”, explica a SINC Francisco Javier Goñi, investigador del Instituto Oftalmológico de Barcelona y el único miembro español del Comité Ejecutivo de la ESC.

El congreso ha celebrado hoy el Spanish Day, una jornada en la que el español es el idioma utilizado para que los y las oftalmólogas españolas no especialistas en glaucoma tengan acceso a los últimos avances en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

Los expertos tienen claro cuál es, de momento, la única elección. “La mejor medida es ir al oftalmólogo periódicamente. El futuro nos depara una expectativa de vida más larga, lo que implica un mayor riesgo de perder la visión por glaucoma. De aquí­ la importancia de su detección a tiempo, que permitirá reducir el riesgo “, subraya Goñi.

¿Dónde estamos?

Las novedades en el campo del tratamiento médico antiglaucomatoso no tienen que ver con nuevos productos activos ni mecanismos de acción diferentes a los tradicionales. La idea es mejorar la tolerancia de estos fármacos y reducir los efectos secundarios.

“Pronto se dispondrá de fármacos genéricos, lo que reducirá su coste, pero con la incertidumbre de si la eficacia y tolerancia será equiparable a la de la marca utilizada hasta entonces. Los estudios de equivalencia no son factibles con colirios, lo que deja abierta la puerta a la duda”, apunta Francisco J. Muñoz Negrete, jefe del Servicio de Oftalmologí­a del Hospital Ramón y Cajal y uno de los ponentes del Spanish Day.

Las dianas terapéuticas clásicas en el glaucoma se han ocupado de intentar reducir la presión ocular. “Sin embargo, la diana sobre la que deberí­amos actuar es la que determina la pérdida de visión, es decir, las células ganglionares de la retina”, indica Muñoz Negrete. Aunque desde hace muchos años se intentan desarrollar estrategias neuroprotectoras, los estudios actuales concluyen que no hay evidencia de que ningún agente sea efectivo para prevenir la muerte de estas células.

Los últimos avances son los colirios que contienen factores de crecimiento, con resultados esperanzadores en los estudios preliminares, y los fármacos desarrollados con tecnologí­as de ARN de interferencia, que permiten un desarrollo muy rápido de medicamentos especí­ficos y de larga duración.

Algunos de estos productos están ya en fase de experimentación humana y podrí­an estar disponibles en los próximos años. Una buena noticia para las personas que, como Celia Moreno, no quieren dejar de ver nunca.

CELIA: UN CASO DE 4.000 EN ESPAí‘A

A Celia Moreno le diagnosticaron glaucoma a los 40 años. “Fue en un reconocimiento médico en el trabajo, al revisarme la vista me dijeron que debí­a ir un especialista porque tení­a la tensión ocular muy alta. Después de 15 dí­as de pruebas, me explicaron que tení­a glaucoma”. De eso hace ya 18 años, dos operaciones y muchos tratamientos. “Te llegas a acostumbrar, aunque cada vez estás peor”, cuenta.

Existen cuatro tipos principales: glaucoma de ángulo abierto o crónico (sin causa conocida y con tendencia a ser hereditario); glaucoma de ángulo cerrado (agudo, sucede de manera súbita y dolorosa); glaucoma congénito (se transmite de padres a hijos, presente al nacer) y glaucoma secundario (causado por fármacos u otras enfermedades).

El caso de Celia es el más común. Heredó el glaucoma crónico de su abuela, que murió casi ciega, aunque en aquella época los médicos desconocieran la causa de su ceguera. “Mi hermana también tiene la presión alta, pero por ahora ella no ha desarrollado la enfermedad. Además, mis hijos deben revisarse con frecuencia”.

La presión intraocular alta o ”˜glaucoma”™ se debe a una falta de drenaje del humor acuoso, un lí­quido transparente que nutre y oxigena las estructuras del globo ocular. Esta enfermedad causa pérdida gradual de la visión periférica (lo que se conoce como visión túnel), lesiones en el nervio óptico y, si no se corrige a tiempo, provoca ceguera.

La tensión normal del ojo es de 12 a 22 milí­metros de mercurio, aunque hay personas que presentan lesiones del nervio óptico tipo glaucoma sin tener más alta la presión intraocular (el 25% de los casos) e igualmente, individuos con la tensión elevada no desarrollan lesiones del nervio óptico. Hoy, los tratamientos disponibles se basan en reducir la presión ocular por medio de fármacos o cirugí­a, según el tipo de glaucoma.

FUENTE: SINC

Deja tu comentario