retinosis.org

la rp en español

Buscar en el sitio principal de retinosis.org



Secciones en el sitio principal de retinosis.org




Gafas de sol para la protección ocular‏
Viernes, 21 de Junio de 2013

El posible papel de los rayos solares en ciertas patologías degenerativas intraoculares, como las cataratas o la degeneración macular, es objeto de investigación y debate.

La exposición por encima de cierta dosis a los rayos ultravioletas UV puede causar conjuntivitis y queratitis actínicas. Se trata de afecciones a menudo dolorosas y temporalmente incapacitantes, si bien su pronóstico es favorable. “Éstas suelen ocurrir por combinación de varios factores: actividades al aire libre en días de cielo despejado, mayor altitud, latitudes medias o bajas, entorno de alta reflectividad (nieve, superficie del mar), así como falta de una protección adecuada”, explica el Dr. Rafael Barraquer, oftalmólogo de la unidad de cristalino y director médico del Centro Oftalmología Barraquer de Barcelona.

Por otra parte, el oftalmólogo comenta que “los efectos crónicos de los rayos UV son más sutiles, pero se conoce bien su relación con ciertas patologías degenerativas de la superficie ocular, como la pinguecula, el pterigion, e incluso algunas neoplasias”.
El posible papel de los rayos solares en ciertas patologías degenerativas intraoculares, como las cataratas o la degeneración macular, es objeto de investigación y debate. Aunque existen ciertos indicios, su relación no ha sido probada. De hecho, la cornea impide el paso de los UV-C y de buena parte de los UV-B, mientras el cristalino bloquea totalmente los UV-B y casi todos los UV-A. No obstante, incluso la luz visible (especialmente en su banda azulada, la más energética) puede causar daño en la retina, como ocurre en las lesiones por observación de eclipses solares sin la protección adecuada o en las personas que intencionalmente miran al sol con persistencia (maculopatía solar). Con la edad, el cristalino va adquiriendo cierta coloración amarillenta que filtra no sólo los UV-A sino la luz azul. Esto aumenta la protección de la retina, pero causa un fenómeno de fluorescencia interna que contribuye al deslumbramiento cuando se tiene el sol de cara.

Consejos para el buen uso de las gafas de sol

  • Conocer el tipo de filtro que llevan, lo cual es independiente del color o grado de oscuridad del cristal.
  • La potencia del filtro debe adaptarse al uso que se hará de la gafa. No es igual la necesidad de protección para un uso cotidiano que la necesaria para esquiar o hacer montañismo.
  • Conocer y procurar la mejor calidad del material. Deben ser de cristal u orgánicas; las de polímeros de baja calidad pueden incluso dejar pasar los rayos UV a pesar de parecer muy oscuras, y con el tiempo pueden deformarse y causar aberraciones ópticas, molestias oculares o dolor de cabeza.
  • Un filtro excesivo, o usado a las horas o en condiciones meteorológicas inadecuadas, puede reducir la visión considerablemente.
  • Nunca debe intentarse usar gafas de sol para fines para los que no han sido diseñadas, como observar eclipses de sol, mirar persistentemente al sol, o abrir los ojos mientras se toman rayos UV artificiales para broncearse.
  • Las gafas muy pequeñas o las que se distancian en exceso del ojo no lo protegen de de los rayos laterales o de los inferiores, importantes en caso de superficies reflectantes como la nieve o el mar.
  • En actividades deportivas, además de la protección solar, los materiales y diseño deben ofrecer defensa física contra traumatismos y proyectiles.

Para finalizar el Dr. Rafael Barraquer advierte que “por todos los motivos antes expuestos es aconsejable informarse adecuadamente por los profesionales de la visión y adquirirlas siempre en comercios especializados que garantizan la calidad del producto”.

Fuente: www.lavanguardia.com

Deja tu comentario