retinosis.org

la rp en español

Buscar en el sitio principal de retinosis.org



Secciones en el sitio principal de retinosis.org




Una paciente conserva la vista gracias al primer tratamiento con células madre pluripotentes inducidas.
jueves, 23 de marzo de 2017

Las células iPS pueden ayudar a detener la pérdida de visión

Una paciente octogenaria se ha convertido en la primera persona tratada con éxito con células madre pluripotentes inducidas (células iPS). Una fina lamina de células retinianas de laboratorio ha protegido su vista de la degeneración macular senil,una forma común de ceguera progresiva.

Las células iPS se pueden manipular para modelar diferentes tipologías de células. A diferencia de otros tipos de células madre, como las células madre embrionarias, las células madre pluripotentes inducidas pueden obtenerse a partir de cualquier célula adulta. Este descubrimiento científico extraordinario ha cambiado la percepción de la biología humana y su autor, Shinya Yamanaka, ha sido galardonado con el premio Nobel de medicina y fisiología, compartido con John Gurdon, en el año 2012.

Actualmente, varios años después de su descubrimiento, las células iPS reportan resultados positivos. La doctora Masayo Takahashi y su equipo, del laboratorio de regeneración retiniana del Centro de Investigación Riken, en Japón, tomaron células cutáneas de la paciente y las transformaron en células iPS. Después, manipularon estas células iPS para modelar células epiteliales del pigmento retiniano, las cuales desempeñan una importante función de apoyo y alimento para las células retinianas, encargadas de captar la luz y permitir así la visión.

Visión más clara

Los investigadores crearon una lámina de células de tamaño 1 por 3 milímetros. Antes de trasplantar esta lámina en el ojo de la paciente, en el año 2014, se extrajo el tejido enfermo de la retina, que de manera gradual iba mermando la capacidad de visión. Después, se insertó el pequeño parche de células, con la esperanza de que pasase a formar parte del ojo de la paciente y frenase así la degeneración macular senil.

Los resultados del ensayo clínico «Autoinjerto de células retinianas obtenidas a partir de células iPS para la degeneración macular» han sido publicado el pasado 16 de marzo de 2017 en la revista médica New England Journal of Medicine y demuestran que si bien el tratamiento no ha mejorado la agudeza visual de la paciente, sí parece haber evitado un mayor deterioro, ya que su visión se mantiene estable desde hace más de dos años. La paciente afirma que tras el injerto la visión es «más clara».

Shinya Yamanaka, actual director del centro de investigación y aplicación de las células iPS de la Universidad de Kyoto, quien también ha colaborado en el ensayo clínico, ha manifiestado que la doctora Takahashi y su equipo han realizado un trabajo increíble y merecen todos los elogios por este proyecto, el cual constituye un estudio de referencia y abre la puerta a tratamientos semejantes para muchas otras enfermedades.

Asimismo, James Brainbridge, de la Universidad de Londres, e investigador principal de un ensayo clínico realizado con injertos semejantes, pero obtenidos a partir de células madre embrionarias, ha expresado que este primer injerto retiniano obtenido a partir de células iPS constituye un hito importante en el ámbito de la regeneración retiniana.

Seamos precavidos

Un problema que presenta este método es que la transformación de células madre en nuevos tejidos puede provocar mutaciones genéticas cancerígenas, si bien el equipo no halló pruebas de ello en la paciente tratada. Sin embargo, un ensayo clínico de este mismo método realizado con otro paciente en el año 2015 hubo de ser cancelado, después de que las pruebas mostrasen que las células que iban a ser injertadas en el paciente habían desarrollado anormalidades genéticas.

Pese a que son ya muchos los años de investigación, los tratamientos con células madre clínicamente probados apenas comienzan a estar disponibles. Sin embargo, desde hace algún tiempo, cientos de clínicas privadas en todo el mundo ofrecen ya supuestos tratamientos con células madre que carecen de aprobación regulatoria.

Un segundo estudio titulado «Pérdida de visión tras inyección intravítrea de autoinjerto de células madre para la degeneración macular senil» publicado también el pasado 16 de marzo de 2017 en la revista médica New England Journa of Medicine muestra hasta que punto algunos supuestos tratamientos que se describen como terapias con células madre pueden resultar gravemente perjudiciales. Tres casos clínicos publicados, de pacientes sometidos a tales tratamientos para la degeneración macular senil, describen cómo una de las pacientes quedó ciega, al tiempo que la deficiencia visual de las otras dos empeoró notablemente.

Las tres pacientes acabaron precisando tratamiento de urgencia en el año 2015, después de haber pagado cada una de ellas unos 5000 dólares a una clínica privada para recibir una terapia con inyecciones intravítreas de su propio tejido adiposo.

El doctor Thomas Albini, del departamento de oftalmología de la Universidad de Miami, quien trató después a dos de estas pacientes, alerta de la necesidad de que tanto los pacientes como los médicos sean conscientes de que muchas de las terapias con células madres publicitadas por las clínicas privadas no son seguras,pues incorporan tecnologías nuevas y no ensayadas, que son potencialmente nocivas para la salud.

El doctor Albini recomienda desconfiar ante cualquier terapia con células madre que conlleve un pago por parte del paciente, pues en la mayoría de los países las actividades legítimas de investigación y desarrollo no requieren que los pacientes paguen cuando participan en procedimientos experimentales. Además, se puede comprobar la autorización, pues todo ensayo clínico ha de constar obligatoriamente registrado en la administración competente del país. Albini aconseja no bajar la guardia y recuerda que si se piensa que algo es demasiado bonito para ser verdad, es probable que no sea verdad.

Fuente: http://www.newscientist.com(15 de marzo de 2017)

Traducción realizada por María Celia García Muñiz, mceliagm@gmail.com para la Asociación Es Retina Asturias del artículo publicado en la sección de noticias de la página web de la revista científica New Scientist con fecha 15 de marzo de 2017.

.

Deja tu comentario