retinosis.org

la rp en español

Buscar en el sitio principal de retinosis.org



Secciones en el sitio principal de retinosis.org




Volverte a ver
Martes, 3 de Enero de 2012

Ricardo Santini

Después de 39 años ciego, Ricardo Santini recupera la visión gracias al implante de un microchip en la retina. Un ojo biónico con el que ha podido ver a su hija.

El protagonista de la historia es Ricardo Santini, de 60 años, ciego desde hace casi 39 años. El dí­a de Navidad pudo por fin ver por primera vez a su hija Elena, de 27 años, y sintió una emoción indescriptible: «Mis ojos se llenaron de lágrimas. Qué maravilloso regalo de Navidad». Santini, exfisioterapeuta y director de la Unión Italiana de Ciegos de Prato, cerca de Florencia, perdió a los 21 años la vista. Se quedó completamente ciego a causa de una retinitis pigmentosa, enfermedad genética que impide a la retina captar las imágenes para enviarlas a la corteza cerebral. Ahora Ricardo Santini está recuperando parcialmente la vista gracias a una operación quirúrgica única en el mundo, realizada por el doctor Stanislao Rizzo en el Hospital Universitario de Pisa.

Un equipo de médicos le implantó el 29 de octubre un microchip en la retina del ojo derecho: una minitelecámara computerizada, colocada sobre unas gafas especiales y conectada a un pequeño ordenador que lleva en la cintura, transforma las imágenes en impulsos eléctricos y los enví­a mediante el nervio óptico a la corteza occipital cerebral, sede de la visión. En las seis semanas siguientes a la operación, el microchip ha sido periódicamente estimulado para graduar el impulso eléctrico y lograr así­ el mejor resultado.

De la obscuridad total, Ricardo Santini ha pasado a una vida en blanco y negro, aunque por ahora está envuelta en un velo blanco que con el tiempo desaparecerá. Por el momento solamente se le han activado 16 de los 60 electrodos del microchip. Por tanto, su campo visual es limitado, pero, según el doctor Rizzo, «en un par de meses el velo blanco desaparecerá, la visión de personas y objetos dentro de 1,5 metros será más ní­tida y la autonomí­a mayor». Santini podrá ver los obstáculos en su camino y mejorará mucho la calidad de su vida. Mientras tanto, se entrena cada dí­a con sus gafas y microcámara durante seis horas, para que el cerebro se acostumbre a recibir y elaborar las imágenes.

El modelo de retina artificial implantado a Santini se llama Argus II. Está realizado en los laboratorios «Second Sight Medical Products» de California. Este ojo biónico parece un prototipo de ciencia ficción, como las gafas que llevaba uno de los protagonistas de la serie Star Trek. Funciona en personas mayores de edad que hayan conservado la vista hasta los seis años de edad. El doctor Rizzo asegura que «en 2016 estará listo el Argus II, modelo más sofisticado con centenares de electrodos, más pí­xeles y una definición mejor para reconocer las caras».

Si quieres acceder a esta noticia puedes llegar a ella a través del siguiente enlace: Volverte a ver

Fuente: ABC.es

Deja tu comentario